CLAVE DEL ÉXITO: SIMPLIFICA, EN EL TRABAJO Y EL DESCANSO. Como bien dice el dicho, “quien mucho abarca, poco aprieta”. Más vale concentrarse en algo y así hacerlo bien, que querer hacer muchas cosas a la vez y hacerlas mal. Si estás en el trabajo, trabaja. Si estás en casa descansando con la familia, apaga el celular y desconéctate del trabajo. “¿Qué provecho tiene el hombre de todo su trabajo con que se afana debajo del sol?” (Eclesiastés 1:3).